Curso gratuito Soluciones de Financiación para Pymes

Buenos días.

Os informo de que próximamente impartiré en Madrid el curso subvencionado “Soluciones de financiación para pymes”, de 50 horas de duración. Las fechas serán del 22 de mayo al 8 de junio y se impartirá en la zona de Sáinz de Baranda de lunes a jueves en horario de 18 a 22 horas, dado que se dirige principalmente a personas ocupadas (aunque también pueden inscribirse desempleados.)

En el curso hablaremos sobre fuentes de financiación tanto para proyectos en fase de emprendimiento como para propietarios o gerentes de pymes que deseen mejorar el acceso a la financiación de sus empresas.

Para inscribiros, podéis pinchar aquí. Al final de la misma página aparece la ficha del curso con el programa completo, no obstante os dejo un esquema para que tengáis información:

1. DEFINICIÓN DEL PROYECTO A FINANCIAR

1.1. Definir la estrategia.

1.2. Definir el modelo de negocio.

1.3. Los datos claves del proyecto.

2.NECESIDADES DE FINANCIACIÓN

2.1. Hacer previsiones

2.2. Calcular la viabilidad

2.3. Proyectar la cuenta de resultados y la tesorería

3. Capacidad de retorno.

3.1. Analizar la cuenta de resultados y la tesorería

2. PREPARAR LA DOCUMENTACIÓN

2.1. Memoria descriptiva del proyecto.

2.2. Información financiera: elaboración de las proyecciones financieras.

3. BÚSQUEDA DE LA FINANCIACIÓN MÁS ADECUADA

3.1. La financiación privada

3.2. La financiación pública

3.3. Las formas jurídicas

3.4. Entidades de apoyo

3.5. Soluciones para emprendedores.

Apúntate y aprende cómo y dónde obtener la financiación que necesita tu empresa o proyecto.

Buena semana.

Anuncios

Vuelve el 3 Day Startup, con novedades

Hola a todos

Si eres estudiante, tienes espíritu emprendedor, tienes alguna idea de negocio, o te gustaría involucrarte en algún proyecto de emprendimiento innovador no te puedes perder el 3 Day Startup Health Barcelona 2015

La idea de 3 DS es simple:

Estar pensando en iniciar una empresa de base tecnológica en el sector salud.

Se trata de trabajar en un espacio durante un fin de semana entero, con comida y bebida incluidas, entre 40 estudiantes con una amplia gama de conocimientos reunidos para este fin, y ponerlos en contacto con otros emprendedores e inversores.

3 Day Startup Health BCN transcurrirá a lo largo del fin de semana del 15 al 17 de mayo de 2015.

Tarde del Viernes

Los 40 participantes, con sus 40 ideas que han de “vender” a sus compañeros, empiezan haciendo una preselección de las ideas más atractivas. El viernes, al final del día, se eligen las 5-8 ideas más populares y se constituyen los equipos de trabajo definitivos. Se empieza a trabajar sobre las diferentes ideas.

Sábado y Mañana del Domingo

Tiempo de ejecución. Los participantes hacen estudios de mercado, construyen prototipos y se preparan para la presentación final. En esta fase, los mentores proveen consejos a los “emprendedores”, en las diferentes disciplinas en que cada uno es especialista.

Tarde del Domingo

Por la tarde se realizan las presentaciones o “pitches” finales de los proyectos delante del panel de expertos que evaluarán los mismos. Al evento acuden instituciones, empresarios, periodistas, Business Angels y empresas de Venture Capital. El evento finaliza con un dinámico networking.

Miles de estudiantes han solicitado participar en los eventos que 3DS ha celebrado por todo el mundo. Personas en busca de una experiencia única, un aprendizaje hands-on con el universo del emprendimiento que supone para muchos entender que existe una manera diferente de abordar tu futuro profesional que implica crearte tus propias oportunidades en lugar de esperarlas.

Más info, pincha aquí

Post financiación alternativa publicado en Basepyme

Buenos días.
Os copio el texto de mi post publicado originalmente en Basepyme, la web dedicada a pymes del Banco Popular. Si la visitáis, veréis que es una web con formato tipo periódico que tiene artículos interesantes para las pequeñas y medianas empresas.

Aquí va el texto:

Las empresas tienen diferentes maneras de conseguir recursos económicos sin tener que acudir a la banca. La asesora empresarial Isabel Blanco resume qué alternativas existen y para qué sirve cada una de ellas.

La oferta financiera a disposición de pymes y emprendedores no se limita a la banca. A todos los productos que ofrecen las entidades se suman alternativas como el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), las sociedades de garantía recíproca (SGR), los préstamos participativos o los Business Angels. Unas alternativas de financiación que explicamos y analizamos a continuación:
1. Los mercados alternativos. El MAB (Mercando Alternativo Bursátil) y el MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija) se crearon como plataformas alternativas a la bolsa para que las empresas que no alcanzan los volúmenes suficientes como para cotizar en ella tuvieran la opción de captar fondos con los que financiar sus planes de expansión. ¿En qué se diferencian?

En el MAB, conocido como la bolsa de las pymes, se ofrecen acciones de las empresas que cotizan para que los inversores las compren y tomen participación en su capital con las esperanza de obtener dividendos en algún momento, igual que en la bolsa tradicional. Entre sus 26 integrantes encontramos, sobre todo, empresas de mediano tamaño.

En el MARF, sin embargo, se ofrecen bonos o pagarés que no dan participación en el capital de las empresas, sino que suponen una mera emisión de deuda por la que se paga un interés. Para entrar en este mercado se exigen unos requisitos muy exigentes y unos beneficios (EBITDA) de, al menos, 12 millones. La participación en este mercado queda limitada a los “inversores cualificados”, es decir, los profesionales).

2. Las sociedades de garantía recíproca. De capital público, su función es avalar a pymes y emprendedores para que estos, con dicho aval, puedan obtener financiación bancaria. La empresa avalada debe adquirir participaciones, en torno a un 2% de la cantidad por la que es avalada.

El importe que abonamos por la compra de participaciones de la SGR es una fianza: si se devuelve el préstamo, la SGR recompra sus participaciones a la empresa avalada, pero si no se puede devolver el préstamo, se pierde el importe de compra de las participaciones. En un entorno empresarial saneado el sistema sería sostenible.

Después de que alguna sociedad de garantía recíproca autonómica quebrara, el Gobierno aumentó por Ley sus capitales mínimos y garantías obligatorias y, además, por si acaso, actualmente las SGR solicitan contraavales antes de acceder a avalar a una empresa. Si el contraaval es de menor importe de la cifra por la que la SGR la avalará, la operación puede ser interesante, porque adicionalmente, las SGR suelen tener convenios con entidades bancarias para facilitar el acceso a líneas financieras más baratas.

3. Los business angels y sociedades de capital riesgo. Este tipo de inversores adquiere acciones en procesos de ampliación de capital de sociedades para inyectarles fondos que contribuyan a su rápido crecimiento. Sólo invierten en proyectos muy escalables o gacelas, es decir, proyectos en los que los ingresos pueden crecer exponencialmente mientras que la curva de gastos crece de forma moderada, y que por ese mismo perfil son proyectos de alto riesgo.

Estos inversores no tienen vocación de continuar en la empresa para percibir dividendos, sino que buscan revender sus acciones y salir de la sociedad con unas fuertes plusvalías.

Las empresas pueden obtener de estos inversores altas cifras de dinero sin avales sobre proyecciones financieras aunque la trayectoria de la empresa sea corta, eso sí, basadas en datos reales de facturación o contratos ya firmados. La desventaja es que los fondos obtenidos no proceden de un préstamo que se pueda devolver, sino que supone la entrada de socios extraños a nuestra empresa con la consiguiente pérdida de la capacidad de decisión.

4. Los préstamos participativos. Estos préstamos se conceden sin avales a proyectos con un perfil similar a los del apartado anterior (gacelas). Pero son préstamos, por lo que no suponen la entrada de personas extrañas a la empresa y no hacen perder capacidad de decisión.

Si no hay beneficio o no se alcanzan ciertos parámetros financieros (cifra de ventas, EBITDA…) sólo se abona una parte fija de los intereses, normalmente de bajo importe. El inconveniente es que si la empresa marcha bien, el coste financiero puede ser mayor que el de un préstamo normal, ya que hay un interés variable que se vincula a la rentabilidad del proyecto.

5. El crowdfunding. Con la reciente regulación de esta figura el Gobierno ha ampliado las posibilidades de utilizarla. En la denominación se incluyen distintas fórmulas que tienen en común el hecho de que los fondos provienen de una diversidad amplia de diferentes sujetos y que se gestiona normalmente a través de una plataforma web. En esta alternativa encontramos tres grandes tipos.

Uno de ellos es el crowdfunding de recompensa, donde el inversor (casi un mecenas) recibe el producto o servicio a cambio de una aportación económica, pero no recibe dinero. Otra opción es el crowdlending, en el que el inversor es un prestamista que percibe intereses por fondos prestados. Para diversificar el riesgo, se aportan pequeñas cifras a diferentes proyectos. La plataforma de crowdlending ayuda a evaluar el riesgo de las inversiones. Y, por último, está el equity crowdfunding. En este caso sí hablamos de inversión en el capital de la empresa, a cambio de lo cual espera recibir una retribución similar a los dividendos, que tiene alguna relación con el beneficio de la empresa.

La utilización de fórmulas de financiación bancaria no excluye la de fórmulas de financiación no bancaria, ni al contrario. Es más, analizando el perfil de la empresa, sus proyectos e inversiones, se podría hacer una hoja de ruta en la que se decidiera cuáles de todas las fórmulas disponibles se deberían utilizar en los próximos años de vida de la empresa.

Artículo escrito por Isabel Blanco, asesora de empresas y editora del blog Fan de la pyme.

Tipos de crowdfunding y novedades del proyecto de Ley

Copio aquí el texto de mi post publicado el 9 de octubre en el blog de CEOE-CEPYME formación, donde actualmente soy Coordinadora de Formación Blended.

Desde el inicio de la crisis, en 2008, una conjunción de factores, como la caída de las ventas o las dificultades de acceso a la financiación bancaria, han determinado el cierre de muchas empresas, sobre todo pymes.

En este escenario, en los últimos años se han asentado en España distintas fuentes de financiación alternativas a la bancaria, entre ellas el crowdfunding. Esta expresión abarca varias fórmulas que tienen en común el hecho de que la financiación proviene de una comunidad amplia de diferentes personas o entidades y que se gestiona a través de una plataforma que funciona en Internet.

Tipos

Crowdfunding de recompensa: es el pionero. El promotor del negocio ofrece a los inversores la obtención del producto o servicio a cambio de su aportación. Por ejemplo, gracias a los fondos que aportamos conseguimos el ebook que se va a publicar con nuestra inversión (y la de otras personas). Este tipo de crowdfunding se utiliza a menudo en proyectos culturales y sociales Las aportaciones tienen una motivación más de mecenazgo que de búsqueda de beneficio.

Crowdlending: en este caso, el inversor funciona como un prestamista que recibe unos intereses por las cantidades prestadas. Para diversificar el riesgo, se aportan pequeñas cifras a diferentes proyectos solicitando un interés en régimen de subasta. Con la mediación de la plataforma participativa, el prestatario decide qué tipos de interés está dispuesto a aceptar. La plataforma también ayuda a valorar los riesgos de las inversiones.

Equity crowdfunding: en este caso, la persona que aporta el dinero es un verdadero inversor que toma participación en el capital de la empresa, a cambio de lo cual espera recibir un porcentaje sobre su aportación, porcentaje que suele tener alguna relación con el beneficio de la empresa.

Otros tipos de crowdsourcing: existen otros sistemas de colaboración de comunidades de personas análogos al crowdfunding pero que no persiguen un fin económico. Por ejemplo, podemos citar las plataformas colaborativas de conocimiento, de co-creación o de grupos de presión.

Nuevo proyecto de Ley

A principios de octubre el Gobierno daba luz verde al proyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial. Esta Ley recogerá diversas medidas para mejorar las garantías de las pymes a la hora de financiarse, y también busca incentivar vías de financiación alternativas a la bancaria. En particular, va a introducir una regulación de ciertos tipos de crowdfunding por primera vez en nuestro país, pero sólo cuando los inversores buscan obtener un rendimiento dinerario a su inversión. Parece, por ello, que sólo afectará al crowdlending y al equity crowdfunding.

La principal novedad del proyecto es el establecer una regulación de las “plataformas de financiación participativa”. Deberán estar autorizadas e inscritas en la CNMV y se establecen importantes requisitos de control que hasta ahora no existían: capital social mínimo o garantía variable según el volumen de financiación que manejen, prohibición de utilizar para la captación de fondos determinados sistemas de inversión considerados de riesgo, limitación de los servicios auxiliares que pueden prestar, obligaciones de información a los inversores, régimen de infracciones y sanciones, limitación de la cifra que se puede aportar por proyecto y año según se sea inversor cualificado o no…

Quizá lo más destacado del proyecto de ley es que facilitará el uso del equity crowdfunding, Ahora las vías legales para aportar capital y percibir un beneficio están bastante limitadas, sobre todo para las sociedades limitadas y en general para sociedades pequeñas y medianas. El proyecto prevé modificar varias leyes para facilitarles la emisión de valores para financiarse.

Los representantes del sector han afirmado que el proyecto incluye aspectos positivos, pero señalan también algunos inconvenientes, como una excesiva burocratización de los mecanismos de supervisión y dificultades para controlar los límites de aportación de los inversores no cualificados.

Nuevos cursos de finanzas para emprendedores

Plan intersectorial

Próximamente voy a impartir de nuevo el curso gratuito “Finanzas y fiscalidad para emprendedores” dentro del Plan Intersectorial del CEIM 2013-2014. Sin embargo, este año sólo se convocan dos ediciones del curso, muchas menos que el año pasado. Lo cuelgo aquí por si estáis interesados, para que os apuntéis cuanto antes. Este es el programa del curso, que es presencial y dura 30 horas. Una de las ediciones es de lunes a viernes por la tarde y la otra es executive, de jueves a sábados:

Unidad 1.- Inversión inicial .Productos de inversión

Unidad 2. – Modelos de Fuentes de financiación a corto y largo plazo

Unidad 3.- Fuentes de ingresos y de gastos

Unidad 4.- Formalización y pago de impuestos

Unidad 5.- Otras obligaciones fiscales de la empresa

Unidad 6.- Subcontratación de servicios de asesoría fiscal y contable: control de costes, calidad y plazos

A lo largo del curso enseño las fuentes de financiación principales para emprendedores y pymes, la fiscalidad básica de las empresas y las nociones suficientes para elaborar la parte financiera de un plan de viabilidad, con el apoyo de casos prácticos que se hacen todos los días. El curso fue muy bien valorado el año pasado. Si eres emprendedor, te será de utilidad.

Fechas e inscripciones, aquí.

Fuentes de financiación alternativa para pymes y emprendedores (III)

Esta semana cierro la serie sobre financiación no bancaria con las fuentes a las que pueden acceder los proyectos que necesitan sumas menos importantes de dinero (aunque a través de crowdfunding se han llegado a recaudar cifras millonarias en otros países). Aunque sean de menor importe no son menos interesantes, en mi opinión, sobre todo porque permiten acceder también a financiación a corto plazo que muchas de las vías que expliqué en los posts anteriores no abarcan.

Estas son las que he considerado:

  • El crowdlending (que no crowdfunding). El crowdfunding puede ser un estupendo recurso de financiación. Sin embargo, tiene el problema de que el inversor no obtiene dinero por su aportación, sino otro tipo de recompensa. Esto hace que sólo sea atractivo para determinados tipos de inversores o de proyectos, como los culturales, los de contenido social o los videojuegos. Es decir, le falta un verdadero carácter empresarial, de hecho a menudo a los “inversores” se les denomina mecenas, salvo en el equity crowdfunding, limitado hasta ahora por nuestra legislación. No explico más acerca del crowdfunding porque creo que es suficientemente conocido y porque hay quien ya lo explica muy bien. Para ver los tipos de crowdfunding, pincha aquí. Para listado de plataformas, pincha aquí.

Por el contrario, el crowdlending consiste en que multitud de personas hacen pequeños préstamos a pymes o emprendedores (también a particulares, pero esto no nos interesa a los efectos de este blog). Y lo que obtienen a cambio del dinero que han prestado es más dinero en forma de intereses. Todo se gestiona a través de plataformas web. Se trata de una fórmula que ya mueve mucho dinero en otros países. Sin embargo, en España aún se encuentra muy en sus inicios.

La ventaja para los inversores es que los intereses son mayores de lo que actualmente ofrecen los depósitos bancarios. El inconveniente, en principio, es que, a pesar de que las empresas de crowdlending  realizan un exhaustivo análisis de riesgo y suelen encargarse reclamar judicialmente a los impagados, lógicamente el riesgo es mayor que el de un depósito bancario cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos. Sin embargo, según ciertas fuentes la morosidad en 2013 fue de un 2% en este tipo de préstamos frente al 10% de la bancaria.

Para la pyme que pide el préstamo, la ventaja es que los costes de la financiación son menores que los de la financiación bancaria y además estos préstamos no figuran en el registro de la Central de Riesgos Bancarios. Además, no obligan a la contratación de cuentas asociadas, seguros u otros productos que encarecen la financiación de forma indirecta. El 28 de febrero el Gobierno anunció que iba regular estas figuras de crowdsourcing, pero nadie ha entendido cuáles de ellas en concreto o si todas.

Las plataformas de crowdlending que yo conozco son:

–           Socios Inversores, enfocado a emprendedores. Los considero una plataforma de crowdlending porque permiten al emprendedor ofrecer al inversor que le preste dinero y reciba intereses a cambio, ya sean fijos o vinculados a la marcha de la empresa (préstamo participativo). No obstante, son flexibles y  también permite ofrecer una parte de la empresa (es decir, ser socio y obtener dividendos), o bien casi cualquier opción que se le ocurra como recompensa. Por esto es el más parecido al crowdfunding, aunque mucho más amplio y por tanto, mejor en mi opinión.

–          Comunitae, que presta tanto a particulares como a pymes. Para estas últimas ofrecen financiación de circulante, a corto plazo.

–          Loanbook Capital. Se dirigen a pymes de menos 3 años de antigüedad. Las líneas que tienen son préstamos de 1 a 5 años, descuento de pagarés y líneas de crédito con vencimientos de 60 a 120 días y sin comisión de disponibilidad. El interés lo fijan una vez estudiada la operación y la solvencia de la empresa. Para los inversores ofrecen acceso gratuito a un asesor financiero independiente.

–          Arboribus. El vídeo de su web explica estupendamente el funcionamiento de la plataforma, que fija el interés en régimen de subasta. Ofrecen financiar entre 10.000 y 100.000€ a pymes con cuentas depositadas de al menos dos ejercicios y forma de SL o SA, a devolver en un máximo de 5 años y cubren tanto inversión como liquidez, incluyendo reestructuraciones de pasivo (sustitución de otras líneas financieras existentes por las suyas). Pueden pedir garantías personales dependiendo del análisis de solvencia y las cantidades que se quieran financiar. Cobran una tarifa de apertura si la empresa acepta la financiación y ninguna otra comisión más.

  • La venta de facturas. Cabe la posibilidad de vender facturas cuyo vencimiento está pendiente a fondos de inversión, con un descuento que dependerá de cuánto dinero se quiera cobrar anticipadamente y cuánto plazo quede. En septiembre del año pasado CEOE Internacional firmó un acuerdo con la empresa Aztec Money para promocionar esta posibilidad para empresas exportadoras. El vendedor puede fijar las condiciones que desea obtener y el sistema funciona en régimen de subasta. Las principales ventajas son, aparte de la obtención de liquidez, que no son necesarios avales, que se puede dar de baja al deudor en el balance y que sólo hay que abonar una comisión si la operación se formaliza. El mínimo importe que se puede sacar a la venta es de 35-40.000€, que es una cifra realmente baja, pero habrá que ver qué es lo que despierta el interés de los inversores.

Otras empresas compran facturas vencidas impagadas, pero en este caso, lógicamente por un importe muy inferior a su valor nominal.

  • El user funding y similares. Se escucha también hablar de empresas que obtienen fondos por dos vías que tienen un funcionamiento análogo: a través de una especie de asociados relaciones públicas, que pueden ser los propios FFF (Friends, Fools and Family, o conocidos que invierten en nosotros), y a través de clientes o usuarios. La filosofía en ambos casos es implicar a terceros a través de la obtención de un beneficio económico para que contribuyan a la buena marcha de la empresa. En el caso de los clientes o usuarios, el funcionamiento normalmente consiste en regalar una acción, con la esperanza de que en futuras ampliaciones de capital estos se sientan partícipes y deseen aportar fondos suscribiendo más acciones. En el caso de los que yo he llamado relaciones públicas, se firma un contrato a través del cual estos obtienen una cierta participación por los clientes que aporten al negocio.

Hasta aquí mis aportaciones en la materia. Espero que os hayan servido. ¡Hasta la próxima!