Autónomo: di sí a las vacaciones

padel-surf

Hoy voy a escribir un post de opinión, cosa que no suelo hacer. Pero es que al final somos personas, y el factor humano no se puede desechar. No es posible ignorarlo porque las cosas acaban saliendo mal. No somos máquinas meramente racionales (Y lo dice una persona muy racional).

Esto viene a cuento de que este verano he acabado hastiada de esos empresarios que nunca desconectan, que están el 100% de su vida enganchados a su negocio y además hacen gala de ello, como si los que se dan un respiro fueran los que lo hacen mal. Este mismo argumento se utiliza en artículos sobre emprendedores, en especial de startups: el 100% de tu vida debes dedicarlo a tu proyecto o empresa. Si no, eres un mal emprendedor.

En realidad, es de sentido común (y además lo dicen los psicólogos) que en la vida tiene que haber un equilibrio entre varios campos, básicamente trabajo, ocio y relaciones personales. Y todos sabemos que el desequilibrio permanente entre esas áreas acaba mal a largo plazo.

Por supuesto que no defiendo desentenderse de la propia responsabilidad como empresario y con los clientes. Todos sabemos que hay períodos de alta actividad en los que es difícil compaginar el ámbito laboral con el personal y de ocio. Y que los clientes deben ser nuestra prioridad. Yo misma he permanecido semi-conectada este verano. En ocasiones también puede ser necesario delegar en otras personas. También lo saben muchos trabajadores que tienen puestos de responsabilidad.

Sin embargo, presumir de que uno lleva cinco años sin tomarse unas vacaciones, intentando hacer sentir mal al de enfrente si por casualidad deja ver que él si se va a marchar y actitudes similares son, en mi opinión, una clara muestra de que estamos ante un mal empresario. Un mal empresario por ser una persona que está humanamente mal enfocada. He podido observar que estos perfiles a menudo son bebedores o apenas tienen relación con su familia o amigos  o sufren otros desajustes importantes que ellos no detectan o justifican con argumentos peregrinos.

Podríamos pensar que estas personas tienen su vida personal hecha un desastre pero que sus empresas van fantásticamente bien. No obstante, según mi experiencia, esa combinación raras veces se produce, sino más bien al contrario: tienen trabajadores quemados, proyectos poco rentables, estrategias empresariales erráticas, …. Esta dedicación enfermiza solo he visto que funcione a corto plazo o en contados casos en los que la actividad que se desarrolla en la empresa es la pasión del empresario y de su entorno personal.

Y es que el empresario, igual que la empresa, tiene que ser viable y sostenible en el tiempo. Y, volviendo al principio del planteamiento del post, para ello tiene que respetar su propia naturaleza humana. Lo contrario puede durar un tiempo, pero no es sostenible.

No te castigues pensando que si le dedicas más tiempo del humanamente posible a tu empresa esta irá mejor. Esfuérzate por mantener un equilibrio. Concédete tiempo para que tu vida sea decente. Tu estabilidad emocional y tu fuerza personal son las que os harán sobrevivir a ti y a tu empresa.

Anuncios

2 pensamientos en “Autónomo: di sí a las vacaciones

  1. Muy de acuerdo contigo, Isabel. Parar, desconectar – y no solo en vacaciones – es muy saludable y necesario. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s