Cómo pagar sin pagar

Las pymes (y los particulares) seguimos sin liquidez y con dificultades de acceso al crédito. En los últimos tres posts he hablado de posibles vías de financiación alternativa a la bancaria. Hoy quiero ir un paso más allá: os propongo fórmulas que son análogas a pagar, porque sirven para sanear nuestro balance y mejorar las cuentas de nuestra empresa, al reducir las deudas que tiene, pero no obligan a hacer ningún desembolso. La primera de ellas además, nos permite obtener algo a cambio, pero sin hacer un gasto ni un pago. ¿De qué estoy hablando? Os lo cuento a continuación.

1) El intercambio de servicios o bartering. Algo tan sencillo y primitivo como el trueque está cobrando fuerza en la actualidad. Sólo que, a diferencia de las conchas por pieles de los cromañones, hoy en la mayoría de los casos se refiere a intercambio de servicios más que de bienes. Esta figura es la que utilizan los florecientes bancos de tiempo de la economía colaborativa (Pincha aquí para ver los bancos promovidos por el Ayuntamiento de Madrid).  Es también muy conocido en el entorno de la publicidad televisiva, donde es frecuente que se cedan espacios publicitarios a cambio de la producción de un programa. En EE.UU. se manejan importantes cifras en bartering, pero aquí no conozco estadísticas. Obviamente, en este caso es pagar sin pagar porque la empresa no necesita realizar un desembolso para obtener acceso a la prestación de un servicio o la adquisición de un bien. Por tanto, no pierde liquidez, si la tiene y, si no la tiene, no tiene que obtener nueva financiación y pagar intereses y comisiones por ella (suponiendo que se la den). Con el bartering, nuestra situación crediticia no empeora, no se añaden más deudas a nuestro pasivo. Este intercambio es algo que los autónomos hacen de manera intuitiva y casi siempre sin documentar. El último caso que he escuchado (algo cómico pero verídico) es el de una arquitecto que le ha hecho el proyecto de clínica estética a un dermatólogo a cambio de un tratamiento de bótox. Pero, cuidado. En esta España nuestra en que los autónomos no suelen asesorarse y muchas pymes sólo lo justo, hay que recordar que este tipo de operaciones están sujetas a impuestos. Si se realizan entre empresas, no se puede obviar el pago del IVA por ambas partes, por lo que algo de liquidez sí es necesaria. Además, hay que declarar como ingreso el valor del servicio que recibimos, aunque no haya desembolso.

A pesar de esto, creo que puede ser una opción muy interesante y dejo en el aire, como idea de negocio para algún emprendedor avezado, la creación de una plataforma de bartering o banco de tiempo para empresas.

NOTA: Un día después de la publicación de este post descubro a través de un comentario al mismo que ya existe en España una empresa que se dedica a gestionar intercambios de bienes y servicios entre pymes. Se llama WeExchange. El funcionamiento es similar al de un banco de tiempo, pero la pyme indica el precio que le pone a sus bienes o servicios para intercambiarlos. Podéis ver aquí su página web para más información.

2) La compensación de deudas. La recogida en el Código Civil es bastante conocida, pero poco operativa: si tu me debes 200 y yo te debo 100 y ambas deudas cumplen unos requisitos (vencidas, líquidas, exigibles y en dinero o cosa de la misma especie y calidad), compensamos y entonces yo no te debo nada y tú me debes 100. De cajón de madera de pino. En el ámbito de la empresa, si conseguimos compensar una deuda, nuestro balance mejora, porque reducimos una deuda de nuestro pasivo, y por tanto nuestras cuentas tienen mejor aspecto. El tener un menor nivel de endeudamiento nos puede facilitar el acceso a pedir o renovar financiación. El problema suele ser que la empresa A debe 200 a la empresa B y esta le debe 100 a la empresa C. Así no hay manera de compensar, sobre todo si A y C no se conocen y, por tanto, C no tiene por qué fiarse ni por qué aceptar que B, para rebajar su deuda, le diga que a partir de ese momento los 100 se los debe A en lugar de B. Esquema para que se entienda mejor:

-A debe 200 a B

-B debe 100 a C

-B le propone e a C que, como A le debe a él 200, a partir de ahora A le deba 100 a C (y otros 100 a B). Entonces, B ya no le debería nada a C.

Si C aceptara, B se quitaría una deuda por pagar de sus cuentas, y aparecería menos endeudado ante los bancos. Pero yo, si fuera C, no aceptaría la propuesta si no tengo garantías de qué tal pagador es A.

Pues bien, recientemente, en el Salón Mi Empresa de febrero, he conocido a la startup Deudae, que ha ideado una manera de amplificar el alcance y utilidad de la compensación de deudas. Se trata de una plataforma en la que se registran las empresas usuarias y sus facturas, incluyendo las debidas y las pendientes de comprar, con sus importes y empresas acreedoras o deudoras. La idea es ir detectando posibilidades de compensación directa de deudas entre los usuarios registrados. Obviamente, esta idea funcionará cuando consigan un número muy alto de usuarios. Pero, como registran las facturas que las empresas quieren compensar, también hacen una búsqueda activa de las contrapartes, acreedores o deudores, para incluirlas en su base de datos, por lo que se multiplican las posibilidades de éxito. Como ellos dicen, supone pagar con lo que te deben, por lo que la empresa reduce sus deudas y mejora su balance sin ningún desembolso. Cobran sólo si la empresa consigue compensar la deuda. Desde luego que es una idea magnífica, en mi opinión, y espero que prospere. 

NOTA: Ninguno de los enlaces de este blog a fecha de hoy está patrocinado. Los juicios que he expresado se corresponden exclusivamente con mi opinión personal y no me reportan  ningún ingreso de ningún tipo, ni siquiera publicitario.

Anuncios

2 pensamientos en “Cómo pagar sin pagar

  1. Muy interesante esta información. Hay otra forma de hacer las cosas y de financiarse. Te invito a visitar la página de We Exchange, en la que las empresas utilizan el intercambio multilateral para obtener lo que necesitan pagando con lo que producen y así mantener su liquidez en Euros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s