Sobre medidas de fomento del emprendimiento

Estos días pasados hemos escuchado que el Gobierno va a bonificar la cuota mínima de autónomos para emprendedores jóvenes (mujeres hasta 35 años y hombres hasta 30). La cuota será a 50 euros los 6 primeros meses.

Como persona que lleva años en contacto con emprendedores y startups, incluidos los que tienen microproyectos de autoempleo, quiero anotar unas reflexiones.

  • Hace años que existe una bonificación, aunque no tan elevada, para esa misma franja de edad y durante los primeros 30 meses de actividad. Sin embargo, no ha aumentado el número de autónomos jóvenes, sino que ha habido pérdida de cotizantes en una proporción similar que en el resto de grupos de edad [Ver estadísticas de los últimos 5 años].
  • Para el colectivo de 45 años en adelante los gobiernos de la última década se han centrado en bonificar sus cuotas de Seguridad Social en la contratación por cuenta ajena, porque partir de 45 años, y no digamos de 55, las posibilidades de acceso al mercado laboral caen exponencialmente cada año.

Probablemente por estas dificultades, mayores aun para las mujeres, los últimos datos muestran un fuerte incremento en las cotizantes autónomas de más de 50 años [Ver noticia en El Confidencial].

Ya que se ha constatado que, incluso sin bonificaciones, la fuerza laboral de más edad opta por el autoempleo, ¿no sería más eficiente bonificar también su cotización como autónomos? Además de mejorar su inserción laboral, se ahorraría en costes de subsidios y otras prestaciones sociales.

  • Con todo, las medidas y propuestas anteriores no son nuevas, sino variaciones sobre el mismo tema. Pero si de verdad se quiere generar un ecosistema favorable al emprendimiento, se debería ser más valiente e innovador.  Aquí va una propuesta en materia de bonificaciones de Seguridad Social.

Actualmente, las Administraciones aceptan por la vía de los hechos que ciertas personas, como las señoras que son comisionistas en la venta de robots de cocina o cosméticos, no coticen a la Seguridad Social debido a la escasa cuantía de los ingresos que obtienen por esta actividad (Esto no significa que no paguen impuestos, pues el pagador les practica una retención que se ingresa en Hacienda).

Pero existen microproyectos de otra naturaleza que suponen una fuente de muy bajos ingresos para sus promotores. Pongamos, por ejemplo, alguien que vende bufandas hechas a mano u otro que cobra por insertar publicidad en un blog. Los promotores de estos microproyectos no saben si deben cotizar como autónomos, dependiendo del criterio interpretativo de la Administración sobre habitualidad y ordenación de recursos por cuenta propia.

Si la Seguridad Social ya sostiene para algunos supuestos que en caso de bajos ingresos no hay habitualidad, creo que a todos los promotores de proyectos que no excedan de unos mínimos ingresos anuales debería eximírseles abiertamente de cotización. O, al menos, asignárseles una cuota especial mínima con unas coberturas básicas, como la atención sanitaria.

Sé, porque me lo han dicho a menudo los emprendedores, que l pago de una cuota fija mínima de autónomos (a día de hoy 256,72 euros mensuales) es una de las grandes trabas a los proyectos de autoempleo. La medida de eximir del pago de autónomos o marcar una minicuota especial para los comienzos y para los microproyectos de bajos ingresos fomentaría el emprendimiento, con la posibilidad de que muchos de esos proyectos se hicieran más grandes en un futuro.

No defiendo un liberalismo a la americana. Estoy a favor del modelo europeo y de la existencia de una Seguridad Social y de prestaciones sociales. Sin embargo, creo que es descabellado esperar que una persona tenga cotizar, a pesar de que ella misma organice habitualmente su “producción” cuando sus ingresos anuales no cubren ni los costes de 6 meses de autónomos. O que se espere que alguien tenga que obtener una pensión de jubilación por haber estado ganando 2.000 euros anuales.

Ya es hora de eliminar obstáculos absurdos al emprendimiento. La Administración no debe dejar de adoptar medidas por miedo al fraude, sino, en todo caso, mejorar los mecanismos de control, como por ejemplo el cruce de datos entre las distintas administraciones.

Nuestros gobernantes deben interiorizar la repetida cita de Albert Einstein:

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo… El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s